Corral de Manejo

Ing. Ricardo Torres Salazar

 

 

Parte muy importante de un rancho ganadero son sus corrales de manejo, ya que en este lugar se realizan las principales actividades, desde recibir ganado nuevo, hasta embarcar lo que se ha producido en el rancho, pasando por todos los trabajos propios de la actividad.   De ahí su importancia y la necesidad de considerar los siguientes aspectos en su construcción.

UBICACIÓN: Se debe de hacer una lista de las tareas a efectuarse en el corral y lo que se requiere para llevarlas a cabo y en base a esto, determinar cuál es el mejor lugar del rancho para construirlos, ejemplo:

Para recibir y embarcar ganado: hay que pensar en un lugar con un buen camino de acceso y con espacio suficiente para la maniobra de camiones.

Para bañar: en un lugar que sea posible la excavación y que tenga disponibilidad de agua.

Para curar animales: que sea un lugar cercano a las casas de los vaqueros para facilitar la vigilancia de animales enfermos.

Al analizar esta lista nos será fácil determinar el mejor lugar del rancho para su construcción:

MATERIAL: Se debe de analizar la disponibilidad, durabilidad, economía y  estética de los materiales que podamos utilizar, (en el caso de la madera debemos de considerar el factor ecológico) los más comunes son tubo, madera, leña, adobe, block o ladrillo, malla de alambre y perfiles estructurales, cualquiera de estos materiales, con sus pros y sus contras, es adecuado para la periferia y las divisiones internas.

Para el área de trabajo, (embudo y mangas o chutes) el material que más seguridad y facilidad brinda, tanto para los vaqueros como para el ganado es el tubo.  La altura que se debe de dar a los corrales es de 1.65 m. a 1.80 m (1), el claro entre tubos o tablas debe de ser de 22 cm. (2), la distancia entre postes verticales es de 3.00 m. si es de tubo y  de 2.00 m. si es de madera.  Las puertas tanto de acceso como interiores deben de tener la misma altura y simetría de  las paredes y 3.00 m. de ancho (3).

(1)  Un animal brinca o intenta brincar, única y exclusivamente por culpa nuestra, ya sea que lo presionemos demasiado al manejarlo, o bien, que lo dejemos solo e intente juntarse con sus compañeros.

(2)  Cuando la separación entre tablas o tubos es grande, es fácil que un animal meta una pata, pero es fácil que la saque.  Cuando la separación es pequeña es muy difícil que la meta, pero muy difícil que la saque.

(3)  Medida suficiente para que entre un vehículo al corral en caso necesario.

TAMAÑO: Obviamente el tamaño del corral, está en función de la cantidad de animales que vamos a manejar a la vez (no la cantidad de animales que tenemos en el rancho) y debemos de considerar un espacio de 3.50 a 4.00 m   por animal adulto.

Debemos de tener muy presente que entre más tiempo pase un animal en el corral, mayor será su pérdida de peso,  sobre todo si son animales que por su mal manejo están muy nerviosos.  En promedio un animal pierde de 1% a 2% de peso corporal por cada hora que pase en los corrales, por lo tanto se deben de tener en el corral la menor cantidad de ganado posible, durante la menor cantidad de tiempo posible.

 

DISEÑO: Lo primero que se requiere es que el ganado entre fácilmente al corral, para lo cual, un lienzo o pasillo que conduzca a la puerta de acceso es mucha ayuda.

El corral lo podemos dividir en:

u    Area de espera para ser trabajado.

u    Area de trabajo.

u    Area para lo animales que ya se trabajaron.

Normalmente la primera y la última son el mismo lugar pero en diferente tiempo.

Lo ideal en las secciones de espera y de animales trabajados, es un diseño que permita el acceso directo de cualquier división a otra, para lo cual un pasillo central (o lateral en algunos casos) es muy útil si se trata de corrales cuadrados a rectangulares.  Existen también diseños de corrales redondos que mediante una corraleta central, que a la vez sirve de embudo, nos permite la comunicación de todas las secciones entre sí.

El área de trabajo está formada por las vías de acceso, embudo (4) y tres diferentes secciones: una sección la forma el chute o manga de trabajo, cortadero, jaula de palpación y prensa.

Otra sección la forma la báscula, puerta doble bisagra (5) y cargadero y la tercera sección el baño y escurriendo.

(4)  La llamo embudo por su función, no por su forma.  Cuando tiene forma de embudo tenemos que presionar o  “apretar” a los animales por atrás, esto provoca que el animal voltee a ver qué tan cerca estamos de él y caminar con la cabeza volteada lo hace girar, lo cual es causa de los remolinos que se forman al entrar al chute.

(5)  El espacio entre la báscula y el cargadero tiene doble circulación, esta puerta nos sirve para sacar los animales de la báscula al corral, del cargadero al corral, o bien unirlos directamente en ambas direcciones.

El embudo deberá de ser preferentemente semicircular,  con una puerta arreadora que nos facilite el trabajo, con doble salida para mejor aprovechamiento, la cual deberá tener 6 m. de diámetro y cubrir 180°.

Entre el embudo y el chute se debe colocar una puerta corrediza, para controlar el flujo de entrada al chute y evitar el retroceso de los animales que ya entraron.

El chute puede ser de paredes rectas o inclinadas y de 9.00 m. de largo, que es suficiente para dar cabida a 5 ó 6 vacas (dependiendo de la raza, la primera vaca adulta ocupa de 2.00 m. a 2.20 m. y las restantes de 1.50 m. a 1.60 m. debido a que acomodan la cabeza y cuello sobre la grupa de la que tienen adelante), el chute inclinado tiene la ventaja de que los animales chicos no se dan vuelta y la desventaja de que si un animal se acalambra y se cae, queda presionado y es más difícil levantarlo.

Si optamos por el chute recto, éste deberá tener un ancho de 0.70 m. y si es inclinado 0.37 en la parte inferior y 0.67 m. a 1.00 m. del suelo.   En el caso  del chute recto tenemos la alternativa de colocar tablones horizontalmente en la parte interior del chute para reducir su anchura, para cuando se trabaje con becerros.

Es muy conveniente cerrarlos con madera, lámina o triplay para reducir el nerviosismo y colocar un andador en la parte exterior lado izquierdo de 0.50 m. de ancho y a 0.95 m. del tubo superior para facilitar nuestro trabajo.

Con respecto al resto de las partes que forman el área de trabajo, normalmente se compran e instalan (prensa, báscula, etc.) o bien se siguen modelos ya establecido como en el caso de los baños y cargaderos por lo cual no entro en detalles, pero si quiero hacer énfasis que un buen corral no sustituye a  un buen manejo, la siguiente vez que le toque manejar ganado, trátelo sin  gritos, sin prisas y llene el embudo a la mitad de su capacidad, con estos tres detalles, usted notará inmediatamente la diferencia que hay con un buen manejo y recuerde que la manera mas rápida de manejar ganado es despacio.

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.