Santa Rosa del Yacuma

Quien este con ganas de conocer la Amazonia Boliviana necesariamente tendrá que pensar en el Departamento del Beni. Esta cautivadora región donde la naturaleza aun lucha contra el desarrollo, la convierte en una gran manifestación de fauna animal y vegetal que todos los amantes de la vida pura pueden encontrar.

Si el turista o la persona interesada quiere entrar por Riberalta a Santa Rosa, tendrá que soportar un tramo de camino polvoriento en época seca de 500 Km aproximadamente constituido por largas y tediosas rectas que pueden causar letargo, a quien este conduciendo.

Antes de llegar a Santa Rosa la parada obligatoria es el puente sobre el río Yata, donde se podrá encontrar platos diferentes hechos con carne silvestre de animales que tienen licencia de una explotación racional y que no corren riesgo de exterminio.

Casi llegando a Santa Rosa se podrá observar la sabana moxeña, con bajíos interminables, grandes lagunas y el lago Rogagua. 60 Km antes de llegar a esta población se encuentra la entrada a las ESTANCIAS Vh, de la punta carretera a la central de las estancias llamada San Simón se tiene una distancia de 24 Km.

Santa Rosa Del Yacuma tiene una densidad demográfica pequeña, con una población que se caracteriza igual que toda la beniana por la amabilidad y simpatía. Tiene una plaza principal con bastantes arboles y una ciudad aseada y muy bien cuidada.

En los últimos años Santa Rosa vive del turismo, que llega del circuito que conforma con Rurrenabaque y el Parque Madidi. Los visitantes extranjeros van a admirar los animales salvajes que habitan en la reserva municipal del Río Yacuma, así como a pescar y deleitarse con los paisajes de la laguna Bravo, en esta travesía, grandes y chicos se deleitaran con la mansedumbre de monos y de los famosos BUFEOS.

Desde hace años que Santa Rosa del Yacuma ha intentado disponer de un área protegida para conservar sus atractivos naturales y ordenar su uso para un turismo en
crecimiento que, en su propio desarrollo, estaba deteriorando esos atractivos al no tener regulaciones formales. .

La creación del área protegida municipal Parque Zoológico Natural Santarroseño, la declaración de Áreas Protegidas de la Reserva de Vida Silvestre a todos los lagos y lagunas de la jurisdicción y la firma en 2005 de la Declaración de Rurrenabaque- San Buenaventura sobre Turismo Sostenible en Bolivia son una muestra del deseo local por intentar acabar con el turismo agresivo y controlar las actividades de los pobladores próximos (comunidades de Santa Rosa y San Cristóbal), que estaban afectando a estos ecosistemas y, sobre  todo, conservar el potencial turístico de la zona.

En la década de los 80, el turismo en Beni descubrió el denominado circuito de Pampa, en el alto río Yacuma, accesible desde el pueblo de Santa Rosa; así se hizo parte del destino turístico de Rurrenabaque. Desde este centro se desarrolló el producto Pampa combinado con el río Tuichi y, posteriormente, con el Parque Nacional Madidi, jurisdicción donde se encuentra dicho río, generando el circuito denominado Selva.

Los atractivos en Pampa son muchos, pero giran alrededor del río Yacuma, hábitat
de un gran número de especies emblemáticas de la Amazonía. Aquí, los guías pueden asegurar a los turistas que quieren ver animales que no saldrán defraudados. A la mayoría de los turistas, por ejemplo, los escoltan la  mayoria de las veces durante todo el viaje delfines rosados que van saltando delante del bote, regalándo un espectáculo mágico. Esta especie es única en el mundo. Además de los bufeos, llaman la atención los vigilantes lagartos y caimanes que descansan a las orillas, todavía pequeños como para atacar a un humano, aunque ya en la mira de las autoridades para controlarlos mediante programas de manejo que beneficiarán al municipio y por ende a los visitantes.

La observación nocturna de lagartos, el “lagarteo”, como llaman los lugareños,es una de las actividades turísticas obligadas. Se sale al anochecer del ecoalbergue y se comienza a navegar en medio de la oscuridad con el sonido de la selva como fondo. Los ojos de los caimanes brillan cuando las linternas   enfocan. Hay docenas de pequeños lagartos bebés en las orillas, una especie de guardería que se aprovecha para sacar fotos. Más lagartos, caimanes, capibaras, varias especies de monos (sobre todo manechis y silbadores) y de aves que acompañan en todo momento al turista.

El Rio Yacuma tiene un encanto diferente, y la biodiversidad es asombrosa. Este tipo de turismo ayuda a contribuir a la preservación de la captura de carbono de las plantas donde habitan animales que ayudan a aliviar el problema del  cambio climático y a preservar la riqueza genética; por ejemplo, plantas que podrían contener principios activos de uso médico que aún no conocemos y, no  menos importante, mantenemos el valor estético del paisaje para las futuras  generaciones.

Uno de los problemas a los que se enfrentan los interesados en preservar el entorno
natural, son las prácticas tradicionales de caza, pesca y la recolección que durante un mes o mes y medio, entre mayo y junio, realizan los indígenas tsimanes y esse-ejja. Su alta eficiencia en la caza, donde los monos son uno de sus objetivos preferidos; en la pesca, para la que emplean con frecuencia  barbasco; y la recolección de nidos de quelonios, alarma a los pobladores  locales, que no han encontrado aún un sistema para controlarlos.

MUNICIPIO  DE SANTA ROSA DEL YACUMA O LAS PAMPAS

El municipio de Santa Rosa del Yacuma es la capital de la tercera sección municipal de la provincia Ballivián del departamento de Beni. Tiene una extensión aproximada de 9.000 km2 y la población es de aproximadamente 15.000 habitantes. Tiene 19 comunidades, organizadas en cinco distritos.

Se sabe que durante la Colonia estuvo rodeada de reducciones jesuitas (Reyes, cavinas, Ixiamas, Tumupasa, San Borja, San Ignacio) y que tras su expulsión de Bolivia (1776), parte de los indígenas tacanas-maropas de la reducción de  Reyes se asentaran en la actual Santa Rosa. Hubo reducciones de pueblos tacanas en Ixiamas y cavinas,además de las de Reyes y Tumupasa. Dentro de los tacanas, el pueblo que ocupó las pampas de Reyes y Santa Rosa fueron los  maropa, colindando con las pampas de Mojos; actualmente varios trabajan como peones en las estancias de la zona.

Según se tiene documentado, Santa Rosa nace a través de una estancia ganadera, del mismo nombre, creada entre 1830 y 1870, durante la fase de explotación histórica de la quina. Con el inicio de la explotación de la goma, hacia  1880, el ganado adquiere un significativo valor al ser vendido como charque a  las barracas caucheras que proliferan en el norte de Beni. En 1903, el empresario libanés Miguel Simón compra la propiedad, que para 1907 había adquirido el tamaño suficiente para iniciar su urbanización. En 1911, el Gobierno lo declara cantón. En 1937, con la creación de la provincia Ballivián, deja de pertenecer a la provincia Yacuma y en 1942, por Ley de la República, se eleva esta población al rango de sección municipal.

Santa Rosa no tiene acta de fundación, pero se considera a 1907, con el inicio de la urbanización del pequeño asentamiento en la propiedad de Miguel Simón, como el año de su creación.

La propiedad pasó por varias manos y el imperio de Miguel Simón terminó por  derrumbarse. Casi abandonada, la emblemática hacienda ha sido comprada hace poco por la Alcaldía, que tiene entre sus planes convertirla en una universidad agrónoma, además de remodelarla para devolverle su valor histórico.

La cercanía del puerto Yacuma desde Santa Rosa, la proximidad y acceso carretero
de las lagunas Bravo y Colorada y el lago Rogagua, la vecindad del aeropuerto y la complementariedad con Rurrenabaque y el Parque Madidi han configurado un espacio turístico ideal.

COMO  LLEGAR A LAS PAMPAS

La  forma más económica de llegar hasta Santa Rosa es por tierra; el camino es  ripiado y tarda aproximadamente cuatro horas desde Rurrenabaque. El pasaje varia entre Bs 40 de manera individual a 500 Bs en un expreso de automóvil  ligero con mayores comodidades que cuentan con aire acondicionado.

Existe también la oportunidad de contratar un expreso aéreo desde Rurrenabaque a un costo de 200 Dolares Americanos, ya que la pista de Santa Rosa es ripiada y cuenta con servicios a ayuda aérea.

Aparte de los albergues, no existen hoteles de buena calidad, así que si se decide
pernoctar en Santa Rosa, es bueno tomar previsiones.

Hay programas de dos y tres días. Las operadoras en Rurrenabaque organizan a  los turistas y los envían hasta Santa Rosa, donde los esperan los guías autorizados.

Pampas  de Yacuma

La excursión a las PAMPAS de Yacuma si bien no cuenta con la exuberante selva del Madidi, es muy recomendada para todos aquellos que gusten ver animales silvestres. Las Pampas están ubicadas en el  ecosistema del el río Yacuma, a pocos kilómetros de la  localidad de Santa Rosa del Yacuma y a tres horas desde Rurrenabaque.

En el paseo se pueden observar caimanes,tortugas, carpinchos, monos, venados, tapires, ñandúes, serpientes y una gran variedad de aves y mariposas. También navegando el río se ven a los delfines rosados y uno tiene la experiencia de pescar pirañas.